miércoles, 24 de octubre de 2007

→ Capital del infierno II


Me abriste las puertas de la capital del infierno y me invitaste a verla, y quise quedarme porque tú te quedaste, porque me gustaba la ciudad, porque los pacos usaban trajes rosados, porque en las farmacias no vendian ravotril, vendian canarios, no habían putas, habian perras, porque la ciudad era caliente y llorona, caliente y llorona como yo, y por ser calentona me exiliaron al polo amarillo.

Odié el polo, ahí se podia comer helado y yo no tenia ganas, habían helados rojos y blancos, tantos, tantisimos, que de rabia me los comí todos, pero su sabor era más mextraño que tú, y vomité en la cacerola del viejo pascuero, que escuchaba grunge.
Odié el polo porque era amarillo, yo quería un polo rojo como la boquita, pero no habian mas polos, no había otra alteRRRRnativa, ni siquiera había un fuking polo blanco.

Pero no importa, ya me acostumbré a este polo de mierda, ya me acostumbré a estar así y se me olvidó como era estar feliz consigo misma, como era estar caliente en la capital del infierno, ya se me enfriaron las orejas, y se me enfrío el sexo, me dijeron que porque los tengo conectados me lo dijo un rey, el rey de la madre cabrona, el rey del coño que queria ser polla.

1 blabla:

soyalma dijo...

Jupitarianaaaaa!!!! Tanto tiempo!!!

Añadime de vuelta, que yo te sigo teniendo como siempre amiga de l alma trasandina!

chaucha!

 
Blogger design by suckmylolly.com