martes, 21 de agosto de 2007

→ Gajos de naranja




Apago la calefacción y enciendo un cigarrillo. Giro la llave y no hay agua. Vivir parece una equivocación menor despues de unos calcetines limpios y unos calzones cómodos.
Camino tan rápido que los mosquitos chocan contra mi frente.
Canto, silbo y floto.
Durante las próximas horas soy una niña de 7 años, con alas.

Paso junto a los escombros del último escape de gas. Hay gente que muere porque su vecino olvida cerrar el gas. O porque su mejor plan de suicidio pasa por volar el edificio entero. Con esa clase de gente vas a pasar el resto de tu vida.
Me despido de Uma Thurman. Que sonríe desde su poster de Pulp Fictions en lo que debía ser el salon. De color verde ahumado, sobre el cerco marrón de lo que debía ser un sofá de tres piezas. Todo sobre la única pared que queda en pié. Hasta luego Uma.

Es todo tan raro, tan absurdo.
Canto, silbo, floto.
Soy tan asquerosamente feliz que lanzo gajos de mandarinas al cielo y trato de atraparlas con la boca, y bueno, algunas caen al suelo.

1 blabla:

El Diamante Loco dijo...

me gusta Pulp Fiction y las mandarinas!

=D
y me gusta pensar que puedo volar y hacer lo que quiera cuando lo desee.

me gustaria ese tipo de libertad pero...es algo complicado...

saludos!
=D

 
Blogger design by suckmylolly.com